Antecedentes

Por todos es conocida la importancia de la formación profesional como factor de competitividad y creación de empleo. Sin embargo, los sistemas de EFP de países del Sur de Europa, a pesar de haber llevado a cabo reformas en los últimos años, siguen mostrando deficiencias: falta de motivación de los estudiantes / familias; desajuste entre la formación y las necesidades de las estructuras productivas; escaso desarrollo de prácticas de aprendizaje en las empresas; falta de conocimientos técnicos y experiencia en la organización de las prácticas de aprendizaje, así como la falta de conocimientos entre los tutores; altas tasas de deserción escolar ….

En concreto, el Sector del Comercio minorista es uno de los más afectados por la falta de motivación de los alumnos y donde se considera más beneficioso incrementar las prácticas durante la formación de los estudiantes. El Sector del Comercio minorista se enfrenta a una situación de baja profesionalización y de pérdida de empleo. Las prácticas de aprendizaje en el sector dentro de países del Sur de Europa, demandan un enfoque más sistemático para aumentar la innovación, así como la transferencia de experiencias de otros países que tengan modelos de prácticas de aprendizaje bien desarrolladas.